La industria petrolera en transición a renovables

La transición de hidrocarburos a las energías renovables se ha convertido en parte de la estrategia de muchas empresas petroleras, tan solo en el año 2019 tres importantes compañías petroleras invirtieron miles de millones en energías renovables. Siendo Shell, BP y Chevron el foco de atención de los reflectores por su inversión en soluciones de energía neutral en carbono y en la adquisición de empresas de energías renovables.

De acuerdo a las proyecciones realizadas en el análisis de Rystad Energy, se espera que las inversiones en los próximos cinco años en temas de energía solar y eólica por parte de las grandes petroleras alcancen los 17.5 billones de dólares. Destacando a la compañía noruega Equinor como la principal inversionista en temas de renovables con una participación proyectada del 57% de total de las inversiones.

Seguido de Equinor, se encuentra la empresa portuguesa GALP, que dirige prácticamente una cuarta parte de sus gastos de nueva generación a iniciativas ecológicas (WORD ENERGY TRADE, 2020). Y recientemente se ha sumado la empresa española Repsol, la cual ha hecho público su Plan Estratégico 2021-2025, en el cual pretende convertirse en una entidad cero emisiones contaminantes para el año 2050.

Estas gigantes petroleras del mundo, se encuentran en transición como parte de las estrategias de adaptabilidad, donde su bandera principal es la reducción de emisiones y continuar con su participación en el mercado, impulsando de manera activa la reducción de carbono en la industria.

COVID-19 detonante de oportunidades para las grandes petroleras

La crisis acontecida por la pandemia de Covid-19, significa para muchos un catalizador para que las industrias petroleras inyecten de modo estratégico en  energías renovables, renueven activos, desarrollen habilidades y fomenten la capacidad de transición más allá del petróleo.

El flujo lento derivado de la pandemia ha generado vendedores llenos de frustración y desesperación, situación que los lleva a actuar reduciendo costos de adquisición de activos, propiciando un ambiente de oportunidad para las grandes petroleras, acelerando así su transición energética a través de adquisiciones.

A pesar de los recortes en el presupuesto de las compañías en temas de exploración y producción, empresas como Equinor, Repsol, Shell, BP y Chevron siguen en camino a invertir en renovables, como parte de sus estrategias de crecimiento y contribución en la reducción de emisiones.

Mientras tanto en PROYINS nos seguimos preparando para ser un puente entre estas inversiones y el cliente final, instalando paneles solares bajo los más estrictos estándares de calidad, siguiendo las normativas para que en cada hogar o negocio se disfrute de energías renovables.